Léase antes de escucharse

Con el fin de masacrar cualquier esperanza intelectual que el oyente albergó al adquirir este disco, las siguientes palabras vislumbrarán la auténtica inspiración de las canciones que escuchará.

 

Porque lo único peor que amanecer convertido en cucaracha es llegar tarde al trabajo, RocKafka irrumpe en este disco como una metáfora sobre el capitalismo. Si bien la cantante se regodea hablando de Kafka y asuntos marxistas, es muy probable que la inspiración para esta canción hayan sido las irrisorias excusas que inventó para faltar al trabajo durante sus tortuosos años en relación de dependencia.

 

Le sigue Fatal Blues, una adaptación al inglés del poema Lo Fatal de Rubén Darío, un auténtico canto a la angustia existencial.

 

Noches Blancas fue el resultado de toda la literatura rusa consumida por la cantante durante enero del 2012 en el intento de escaparse mentalmente de un verano bonaerense sin aire acondicionado.

 

La Sospecha y El Disparo forman parte del dúo de canciones cuya inspiración no pertenece a ningún libro en particular. Aunque sus letras poseen aires estrafalarios y pretenciosos, no se tratan más que de algún sinvergüenza con el que la cantante habrá sufrido un affaire.

 

Llegamos al momento inmortal del disco con la simpática historia del mito del rey Sísifo seguida de las peripecias de Homero en el cuento El Inmortal de Jorge Luis Borges. Al respecto se puede decir que en una adolescencia plagada de ficciones con vampiros sensuales, luego de leer estas historias bien que a la cantante se le fueron las ganas de vivir para siempre.

 

Blue Sweater nace gracias al cuento No se culpe a nadie de Julio Cortázar y narra las desventuras de un sujeto que intenta ponerse un pulóver azul sin lograr éxito alguno en su cometido. Un twist que de algún modo manifiesta las frustraciones cotidianas del hombre moderno.

 

El disco llega a su culminación con tres canciones sartreanas para causalmente entrar en La Edad de la Razón. Una edad que a quien está escribiendo le permite sin pruritos y con absoluta honestidad confesar los verdaderos motores de su inspiración, aunque eso desemboque en que ahora el oyente esté reclamando su dinero en la disquería.

ROCKAFKA (videoclip oficial)